El pasado fin de semana Mediterráneo Administración de Fincas participó en las II Jornadas de la Cátedra Comuniter organizadas por Manuel Baile en Zaragoza.

Estuvimos representados por dos compañeros, compartiendo sinergias en uno de los mejores ambientes del presente y sobretodo del futuro del sector.

Encuesta a jóvenes de entre 18 y 31 años

Así, tomando como base la encuesta realizada en la Universidad de Zaragoza a una muestra de jóvenes de entre 18 y 31 años, se pudo observar cómo las señales que aparecen hoy en día sólo son el principio de lo que está por llegar.

La forma de comunicar, lo que ellos valoran y  esperan de los administradores de fincas está en un claro proceso de transformación.

De este modo se trabajaron algunos aspectos entre los asistentes, compartimos experiencias y puntos de vista.

Durante el debate, y ante el hecho de que los jóvenes valoraban muy positivamente que se les contactase a través de una App, pudimos contar nuestra experiencia al respecto, ya que en Mediterráneo el 15% de propietarios, aproximadamente, se encuentra registrado en la aplicación gratuita y participa de ella.

Desde luego, todo apunta a que las nuevas generaciones aumentarán estos porcentajes. Además, en la  actualidad, Mediterráneo ya comunica a través del email con el 52% de propietarios.

Jornada Zaragoza

Aplicaciones para administradores y administrados

Como era de esperar surgieron dudas en cuanto a la alimentación en contenido de las aplicaciones, que puede atascar los, ya de por sí ajetreados despachos.

Compartimos nuestra experiencia, en la que la automatización es imprescindible, aunque requiere una potente inversión de tiempo y recursos.

Por otro lado, llama la atención que los jóvenes valoran en último lugar la contratación de servicios o el control administrativo de las obras. ¡Con el tiempo que nos quita!

El administrador tiene que dejar de hacer tareas que los jóvenes valoran poco y cambiar paulatinamente hacia lo que esperan, sino quieren verse superados por la competencia emergente.

Podemos concluir, en resumen, que las de Zaragoza han sido unas jornadas de trabajo muy interesantes y, desde luego, diferentes a nuestro estresante día a día. Jornadas en las que aprender y compartir experiencias entre despachos nos ayudan a trabajar mejor y ser más eficientes.