Una Comunidad bien administrada es una Comunidad en la que la convivencia es mejor y en la que los problemas se resuelven de forma rápida y eficaz. Tener las cuentas saneadas y al día, e intentar ahorrar en los puntos en los que sea posible, también ayudará a que el funcionamiento de la Comunidad sea mejor.

 

Las comunidades, al día con Hacienda

Por ello, aquí te mostramos unos buenos y sencillos consejos para que puedas contar con un ahorro eficiente. Lo que te adelantamos es que hablamos de medidas que tendrán sus resultados a medio-largo plazo y que necesitan una inversión inicial.

Veamos en qué puntos podemos ahorrar:
– Auditoría energética. Colocamos este punto en primer lugar porque antes de tomar medidas de ahorro tendrás que conocer el consumo de cada uno los sistemas de tu Comunidad y establecer en cuáles de ellos puedes intervenir.

– La factura eléctrica. Puedes sustituir las bombillas convencionales por otras de led o bajo consumo, ya que podrás disminuir el consumo energético en un 80% y tienen una vida útil muy superior. Además, puedes sectorizar la iluminación de las zonas de paso, rellanos y pasillos con temporizadores que detecten presencia y se enciendan y se apaguen automáticamente.
¡Ojo! El polvo acumulado en los sistemas de iluminación puede provocar la pérdida de hasta un 10% en la iluminación.

– Los ascensores. Si tenéis varios ascensores… ¡No los llames a la vez! y piensa seriamente lo de subir y bajar por las escaleras: un recorrido de 15 segundos en ascensor equivale a mantener encendida una bombilla de 60W durante una hora. También podéis optar por elegir un mecanismo de maniobra selectiva en los que los ascensores seleccionan aquel que está más cerca del punto de llamada y acude.

Calefacción central y agua caliente
– Con la calefacción. La calefacción y el agua caliente sanitaria pueden suponer más del 60% de los gastos de una Comunidad. Para ahorrar en este punto hay que recordar a los vecinos que la temperatura de su termostato debe estar entre 19º y 21º C. Del mismo modo, te recomendamos que reviséis el aislamiento del edificio y, si estáis pensando en cambiar la instalación, debéis tener en cuenta que la calefacción central es más eficiente que los sistemas individuales.

– En el agua caliente. Anima a tus vecinos a instalar cabezales de ducha de bajo consumo y perlizadores o atomizadores en sus grifos, reducen el consumo de agua y por tanto el consumo energético. También es interesante la instalación de un reloj programador para evitar que funcione la recirculación de agua caliente por la noche.

Para conseguir este objetivo también te puede interesar este post sobre ayudas para la rehabilitación energética de tu edificio :)